Videojuegos: Un juego de poder.

Los videojuegos se han convertido en una de las formas de ocio fundamentales de este siglo.
Con casi 500 millones de videojugadores en todo el mundo, ¿son realmente positivos para los humanos?

Poder sentir la velocidad, la adrenalina y la emoción que ya muchas personas han experimentado a través de unas gafas de realidad virtual, en las que las luces y los sonidos te introducen en otro mundo puede parecer fascinante. Al igual que estas gafas mágicas los efectos de la epilepsia fotosensible también son capaces de crear otra vida en tu mente mediante patrones visuales. Pues estas dos situaciones están muy unidas entre si, concretamente mantienen una relación de causa-consecuencia. Uno de los más graves efectos de un exceso de horas delante de los videojuegos es esta enfermedad. Hoy en día, según la reputada diseñadora digital Jane McGonigal un joven de 21 años ha pasado unas
10 000 horas delante de una consola, por lo tanto imagínense el riesgo que los viedojugadores correrán de tener ciertos problemas como este.
Pero estos no son los únicos síntomas de un mal uso de este entretenimiento, pues, además de estas dificultades individuales los juegos digitales afectan a la sociedad y al comportamiento de las personas. Estos juegos aparentemente divertidos muchas veces actúan como dogmatizadores de la violencia, la crueldad y el odio hacia otros seres humanos. Los juegos bélicos o de zombies pueden llegar a causar una falta de empatía en los que juegan.

La olvidada etiqueta roja que la mayoría de los videojuegos destacan tiene una lógica que los consumidores y los vendedores tienen tendencia a no recordar, muchos de estos juegos etiquetados pueden traer consigo alteraciones en la actitud de la gente o un aumento de nervios si no se ejerce un buen control sobre ellos, así este tipo de ocio lejos de aislarte de la realidad y relajarte provocaría situaciones de estrés.
Este “divertimiento” es en algunos casos el principio de distracciones en las obligaciones primarias, como los estudios o el sueño, ya que, como afirman las estadísticas los jugadores practican una media de 3 horas y media diarias, lo cual puede restar tiempo de estudio y de sueños si no se maneja bien la situación. Asimismo las relaciones sociales decaen a favor de un aislamiento insano que crea gente poco adaptada a la convivencia y a divertirse con el resto de las personas, al igual que incapaces de disfrutar de su entorno, de leer y en algunos casos extremos de existir fuera de ese mundo creado.
Entre los beneficios del uso de estos mecanismos de distracción encontraremos el aumento de la creatividad, de capacidad y de nivel cultural. Mas si investigamos un poco sobre los frutos de ser jugadores encontraremos que la creatividad y la capacidad que realmente aumenta es la relativa a la memoria, debido a que los videojuegos siguen patrones y sistemas que se suelen aprender memorizar. Por otro lado, es verdad que si existen videojuegos sobre historia o lengua que no siempre son del todo veraces pero que si pueden ayudar a compensar la perdida de horas de vivir y de estudiar.

Los videojuegos, al igual que el deporte, son capaces de hacerte disfrutar y aumentar tu felicidad. Pero estos, tal como las drogas, te pueden inducir a un mundo aparentemente bello pero que esconde muchos peligros. Por lo tanto, tu juegas con los videojuegos o los videojuegos juegan contigo?
Mujeres y hombres: Una historia de miedo
Fui testigo de la experiencia de una mujer que había viajado a Arabia Saudí y que presenció como cuando ella hablaba los que la escuchaban miraban para otro lado dejándola en ridículo. Parece ser que las mujeres y los ojos de estas son hechizantes para la mente de los hombres, o… les tendrán miedo?
Aquí, en España, han sido asesinadas 701 personas (con sentimientos y dolores) del sexo femenino a manos de sus maridos, desde 1999. Esto es la manifestación más aguda de la violencia de genero en un país aparentemente “ desarrollado” como lo es España. Pero el machismo no existe solo en estas víctimas de la violencia física, que es la más notoria de todas. Pues la violencia de género no solo se deja ver mediante el maltrato físico, si no que la opresión psicológica o el aislamiento social también lo son. Y si, he dicho “ se deja ver” porque el machismo permanece muchas veces soslayado en la mente de casi todas las personas. Ya en la génesis de la mayoría de las culturas está presente la disparidad entre sexos. El origen principal de las culturas es la religión, y esta se encarga de supeditar al sexo femenino ante la supremacía biológica, trasladada después al ámbito social, del género masculino.
Aunque hay muchas teorías que sostienen que la causa de la debilidad física de la mujer es una consecuencia de la violencia machista, debido a que si estas pudieran desarrollar su físico libremente, sin seguir los patrones predispuestos, podría superarse esa diferencia de fuerza natural entre hombres y mujeres, yo parto de la idea de que la opresión de la mujer surge después de su origen, con la convivencia, por lo tanto la causa no puede ser la consecuencia. La verdadera razón que encuentro a esta situación de inferioridad es el miedo, un arma muy poderosa. Como dijo Jose Luis Sampedro,”las mujeres están más cerca de la vida y de la pasión. Son las que conciben vidas nuevas”, los hombres tienen miedo al deseo y recelan de vivir libremente pues la culpa, el castigo, la opresión y el mal de la tentación en el que nos educan muchas religiones creadas, a su vez por el hombre, se basan en estos principios. Estas leyes que rigen la verdadera sociedad se encargan de utilizar a su vez a la hembra para las labores más esclavas, minándolas continuamente, consiguiendo en ellas un sentimiento de inferioridad irracional e injustificable.
La mujer esta manejada por los hilos invisibles de la sociedad que no la dejan pensar libremente y que las hacen participes de su propia opresión, un ejemplo es la educación de los niños. Los jóvenes fueron y siguen siendo educados en su mayoría por la madre, si esta tuviera la capacidad de razonar sin estar influía por una cultura sexista podría enseñar a sus hijos la igualdad a sus hijos.

A la postre, si el mundo estuviera regido por las leyes naturales, todos seriamos libres, no estaríamos sujetos al bien y el mal, por lo tanto, ¿podemos realmente considerar un sexo superiora otro por una razón biológica?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s